Home / NOVEDADES / Cómo será la transición a los vehículos eléctricos sin el ingreso del impuesto a los carburantes

Cómo será la transición a los vehículos eléctricos sin el ingreso del impuesto a los carburantes

El grave problema, y que no se habla, en la futura transición a los vehículos eléctricos, son los ingresos por servicio de combustible y cómo y si los gobiernos impondrán nuevos impuestos para reemplazar la caída de ingresos.

El primer punto que hay que entender que será un precipicio para los gobiernos, con un dramático agujero que aparece repentinamente en el presupuesto de casi todos los países del mundo.

Incluso si la venta de motores de combustión interna convencionales se prohibiera mañana, 22 años antes de la prohibición propuesta por ciertos países europeos, llevaría más de doce años reemplazar todos los autos de gasolina y diésel y erosionar el servicio de combustible casi a cero.

Los automóviles de pasajeros generan una cantidad de ingresos al gobierno por los servicio de combustible, ya que el impuesto sobre los carburantes se aplican a todo el combustible que hace circular los vehículos en las carreteras.

Las furgonetas y vehículos pesados ​​contribuyen con una gran parte de estos ingresos y las tecnologías necesarias para reducir las emisiones de carbono y el consumo de combustible de los vehículos pesados ​​todavía son relativamente incipientes.

Tesla ha presentado un camión eléctrico, pero para que este llegue a las empresas transportistas habrá mucha leña por cortas y mucho combustible por quemar.

Todavía estamos muy lejos de las flotas de camiones eléctricos e incluso las mejoras de eficiencia aún no se han exigido ni en Estados Unidos, ni en Canadá, ni en Japón, ni en Europa.

La importancia del servicio de combustible para las finanzas del gobierno se erosionará en términos reales a menos que se aumente la tasa impositiva, una política que ha demostrado ser tan impopular que ha hecho caer muchos gobiernos.

En contraste, el impuesto a las ventas y los impuestos a la renta, se definen en términos relativos y por lo tanto, aumentan en línea con la inflación de precios y la inflación salarial, respectivamente.

Además, a diferencia de los impuestos sobre el combustible, se espera que los impuestos sobre la renta y las ventas, crezcan en términos reales a medida que la economía crezca.

Si aceptamos que debemos cumplir con nuestros objetivos climáticos que legalmente es vinculante a muchos gobiernos del primer mundo, una consecuencia inevitable es que los recibos de los impuestos sobre el combustible eventualmente desaparecerán.

Los responsables de la formulación de políticas pueden elegir cómo gestionar esta transición presupuestaria. Simplemente podrían dejar que los ingresos por impuestos sobre los combustibles se erosionen lentamente y aumentar otros impuestos según sea necesario, teniendo en cuenta las condiciones políticas y económicas que enfrentan.

De hecho, los analistas de este tema, ha demostrado que el impuesto sobre el combustible faltante se ve compensado, claro, en algunos casos, por los beneficios económicos netos más amplios de una transición a automóviles de bajo carbono y los enormes ahorros en petróleo importado que eso conlleva.

Sin embargo, parece mucho más probable que el gobierno aumente los impuestos sobre la energía que gasta un vehículo eléctrico o introduzca nuevos impuestos para los automovilistas. La opción más sencilla sería aumentar la tasa del impuesto energético, una solución que no tendrá contenta a los votantes.

Otra opción más sencilla sería aumentar la tasa del impuesto sobre el combustible, quizás al menos en línea con la inflación.

Esta opción tiene muchas ventajas, tales como incentivar a los consumidores a comprar autos más limpios, desincentivar el uso de los automóviles, camionetas y vehículos pesados ​​más contaminantes y reducir la carga de aumentar los impuestos sobre los ingresos, el empleo o el consumo.

Una mejor opción para el largo plazo podría ser introducir precios en la carretera. El precio de la carretera ofrece una opción para reemplazar los impuestos sobre la caída de combustible y tiene el beneficio adicional de desalentar los viajes por carretera y reducir la congestión a las áreas urbanas cerradas.

En última instancia, el camino hacia los vehículos de emisiones ultra bajas será largo y difícil, y las preocupaciones presupuestarias representan solo un pequeño agujero, en ese camino que tiene un largo y pantanoso transitar, que nos hará llegar a un mundo más verde y más limpio.

Check Also

Cuales son las Ferraris que menos interés despiertan entre los coleccionistas

Todas los fabricantes de automóviles cometen errores de fabricación, y en la lista de errores, ningún fabricante está exento de haberlos hechos. Incluso Ferrari. No hay peor que un Ferrari indeseable, pero hay muchos autos del catálogo trasero de la automotriz que son menos amados que otros. Algunos simplemente no tenían el aspecto que se …

Powered by themekiller.com