Home / NOVEDADES / Cuales industrias le han puesto un freno al tren bala en los Estados Unidos?  

Cuales industrias le han puesto un freno al tren bala en los Estados Unidos?  

 

California ha pasado años tratando de construir un tren bala entre el Condado de Orange y San Francisco, y si alguna vez terminan el proyecto, este tren bala podría acercarse en menos de tres horas entre ciudades.

Para fines de comparación, un vuelo dura aproximadamente 90 minutos (solo en el aire, sin contar TSA, viajes en taxi, etc. Conducción se toma aproximadamente siete horas cuando hay un tráfico mínimo, y casi nunca hay tráfico mínimo.

Ese tipo de distancia, allí mismo, es la razón por la cual el tren de alta velocidad es el futuro del transporte público. Y tan futurista como estas cosas pueden sonar para los oídos estadounidenses, las velocidades reales trazadas por los trenes bala son extraordinarias.

El CRH380A de China ya rompe la barrera de 300 mph. Alemania y Japón tienen trenes que alcanzan las 270 millas por hora.

Entonces, porque no se utiliza en Estados Unidos ?

El tren de alta velocidad ha existido durante mucho tiempo. Desde el 1964, cuando el primer Shinkansen de Japón comenzó a competir entre Tokio y Osaka. Los trenes bala llegaron a Europa en 1978, cuando Italia abrió una línea que conectaba Roma y Florencia, y con el éxito estos trenes se dispersaron por toda Europa.

Los trenes de alta velocidad han experimentado un crecimiento especialmente explosivo en China, un país que ahora cuenta con no solo los trenes más rápidos, sino también la red ferroviaria más grande y los planes más grandes para el crecimiento futuro.

Mientras tanto, los trenes de los Estados Unidos se ven como autos viejos junto a las Ferraris ante el resto del mundo.

A diferencia de sus pares europeos y asiáticos, la infraestructura de tránsito rápido está estancada en Estados Unidos, haciéndolo parecer un país en desarrollo, cuando es la nación más rica del mundo.

Si un ciudadano estadounidense x desea visitar a su familia para las vacaciones, sus dos opciones de viaje serias son conducir o volar, con grandes desperdicios de combustible y con un impacto ambiental negativo.

Y Amtrak ?

Perdón pero está Amtrak, claro si a usted no te importa pasar dos días moviéndote a 40 mph, puede hacerlo, pero en comparación con otros países, el panorama es vergonzosamente sombrío.

Es sabido que una red ferroviaria de alta velocidad ampliaría estas opciones. Si bien siempre habrá un lugar para aviones y automóviles, el tren de alta velocidad renovará el país y conectará los lugares en los que actualmente es difícil moverse.

El tren de alta velocidad reduciría el smog, haría que las ciudades fuesen mas limpiar y de menor tránsito, lo que conduciría a una menor dependencia del petróleo extranjero y salvaría vidas. Todo luce bien, pero…

Hay políticos que han anunciado el tren de alta velocidad durante más de 50 años, en realidad, y estos anuncios aparecen en los titulares de vez en cuando, pero solo terminan en grandes titulares y un político caído.

Si vamos a la historia, en 1965 el presidente Lyndon B. Johnson firmó la Ley de transporte terrestre de alta velocidad, y si bien la construcción comenzó de inmediato, y tuvo cierto éxito en la costa este, los intentos se encontraron con frecuentes problemas mecánicos, lo que resultó en un agotamiento de fondos para el 1975.

El único gran logro de la ley de transporte de 1965 del presidente Johnson fue que condujo a la construcción del Metroliner, un llamado «tren de alta velocidad» que conectaba Washington DC con Nueva York..

Aunque el Metroliner solo corría a 90 mph, lo que era bastante deprimente en comparación con su competencia japonesa, definitivamente fue un paso en la dirección correcta.

El progreso se detuvo allí, y desafortunadamente en el 2006 el Metroliner fue reemplazado por la línea Acela Express de Amtrak, que sigue siendo lo más parecido que tiene Estados Unidos a un tren bala, sin acercarle a la velocidad de los europeos o asiáticos.

Tocando el 2020 y nada

Si bien el impulso por un tren de alta velocidad se ha vuelto más frecuente y las cosas parecen estar mejorando, no está realmente claro que esta vez habrá algo diferente.

El tren de alta velocidad no solo es alcanzable: ya existe. Sin embargo, como con cualquier otra cosa en los Estados Unidos de hoy, el mayor obstáculo en el camino del ferrocarril estadounidense de alta velocidad es la política, ya que requeriría miles de millones en fondos federales, y ahí es donde empiezan a trabajar los Lobby’s de las automotrices, aerolíneas y petroleras.

Las batallas políticas con los Lobbys’s se volvieron aún más desagradables en 2019, cuando la administración Trump obtuvo $ 929 millones en subvenciones federales para el tren de alta velocidad de California.

Pero lo que sucedió en California se ha convertido injustamente es una gran batalla tecnológica con ridículo enredo.

Los Estados Unidos están absurdamente obsesionados con los autos, donde el ciudadano normal considera a sus vehículos como un amigo.

Este fanatismo generalizado del automóvil tampoco es un accidente. La relación amorosa de Estados Unidos con los automóviles se vio estimulada por los esfuerzos concentrados de mercadotecnia de la industria automotriz, que quería que los peatones salieran de las calles.

Para cuando el sistema de autopistas interestatales de Eisenhower estaba en marcha, los autos pasaron a ser los reyes de las ciudades.

Y esta obsesión automovilística de los Estados Unidos es un obstáculo para los sueños de trenes de alta velocidad, porque las costumbres culturales afectan las decisiones de financiamiento.

Los Estados Unidos tiene las tasas de propiedad de automóviles más altas que otras naciones, por lo que estos países están mucho más abiertos a la idea de imponer impuestos más altos a los vehículos para reducir la demanda, a veces hasta el punto de gravar con impuestos a los compradores un 150 por ciento adicional sobre el precio base del automóvil.

Este impuesto que otras naciones aplican a los automóviles no incluye a los Estados Unidos, donde se pueden comprar autos más baratos que en cualquier parte el mundo.

Pero, el automóvil no es la razón principal por la que los Estados Unidos no tienen una red ferroviaria de alta velocidad. Hay un monstruo más grande y más rico que asecha.

Muchas grandes compañías le dirán que a los estadounidenses no les importa el tren de alta velocidad, y con frecuencia culpan a la cultura del automóvil.

Las encuestas de la Asociación Americana de Transporte Público cuentan una historia diferente

Un estudio de 2015 descubrió que si hubiera trenes bala disponibles, casi dos tercios de los estadounidenses encuestados, un 63 por ciento para ser preciso, estarían encantados de usarlos, por los costos y los beneficios de ahorro de tiempo de alta velocidad.

Además, el tren de alta velocidad disfrutó de un amplio apoyo bipartidista, y tres cuartas partes de los participantes de la encuesta apoyaron el hecho de que los desarrolladores de bienes raíces pudieran ubicar los servicios, shopping mal, supermercados, cerca de las estaciones de trenes de alta velocidad. .

El verdadero enemigo que frustra los esfuerzos de lanzamiento del tren de alta velocidad en los Estados Unidos no es la cultura o la opinión pública, sino más bien, las industrias de miles de millones de dólares que pueden recibir un golpe.

Que industria no quiere los trenes bala en el país?

Sí adivinó,  las aerolíneas. Como señala Harvard Political Review, la industria aérea está comprensiblemente aterrorizada de que el tren de alta velocidad pueda reducir su participación en el mercado.

Y lo haría, por supuesto. Se supone que la competencia es el factor clave que hace que todo el sistema de Estados Unidos funcione, pero la industria de las aerolíneas vierte grandes cantidades de efectivo en el cabildeo contra el tren de alta velocidad, tratando de garantizar que las vías nunca se construyan, y tengan presos a los que cada semana deben usar un avión con los problemas de llegar al aeropuerto, pasos por seguridad, retrasos, horrendos servicios y asientos incomodos.

Esta hostilidad se ha hecho particularmente evidente en Texas, según el Texas Tribune, ya que los intentos del estado de construir una línea de 200 millas por hora entre Dallas y Houston han sido aplastados por ataques agresivos y cabildeo por parte de Southwest Airlines.

Southwest Airlines llegó tan lejos como para amenazar con abandonar el estado si este construye un tren bala.

Estas industrias de aviación, están cada vez más codiciosas y no quieren quedar fuera del negocio, simplemente porque un estado está ofreciendo una alternativa valiosa a sus habitantes.

Pero, porque no hay trenes bala?

La escasez de trenes bala en Estados Unidos no es una coincidencia, sino que es el resultado de gigantescas industrias que presionan duramente contra su desarrollo a través de esfuerzos de propaganda coordinados y a veces descaradas mentiras.

Por ejemplo en el 2008, el portavoz de Amtrak, Joseph Vranich, se refirió al ferrocarril de alta velocidad como una «ciencia ficción para los Estados Unidos, ya que a las petroleras les gustan más los autos y los aviones, que los trenes balas y desean ver a las grandes autopistas colmadas, y los cielos cubiertos de aviones.

Las críticas más agresivas en contra del tren de alta velocidad provienen de la Reason Foundation, que ataca regularmente los esfuerzos de los trenes bala.

Han atacado fuertemente los esfuerzos en California, y se sabe por qué, ya que la “Fundación Reason” está financiada por los hermanos Koch, ExxonMobil, Chevron, Shell Oil, el American Petroleum Institute, Delta Airlines entre otros.

Estas corporaciones reconocen que cada vez que los estadounidenses se dan cuenta de los beneficios de los trenes eléctricos que se mueven a 200 mph o más, nadie va a soportar las políticas de equipaje clasistas, cada vez más draconianas, de la mayoría de las petroleras, aerolíneas y automotrices.

El tren de alta velocidad es una amenaza existencial para el dominio del mercado del gran petróleo, por lo que cada vez que un proyecto cobra impulso, el lobby petrolero, invierte miles de millones de dólares en cabilderos, propaganda, políticos pagados y la Fundación Reason.

Esa es la razón principal por la que los Estados Unidos, no tienen una red ferroviaria de alta velocidad, y este problema no desaparecerá fácilmente.

No hay que perder las esperanzas

Pero y a pesar de estos obstáculos, hay múltiples esfuerzos ferroviarios de alta velocidad que avanzan y luchan por un futuro mejor y más rápido.

Por ejemplo, Virgin Trains USA, que adquirió la compañía más pequeña XpressWest, está construyendo un tren eléctrico que conecta Las Vegas con las afueras de Los Ángeles, una ruta popular que esperan que entre en funcionamiento en el 2022.

Un proyecto similar está en marcha en Texas, donde trabajan en una línea de Houston a Dallas que podría igualar las velocidades de los trenes bala japoneses, así como una línea de Florida desde Miami a Tampa.

El tren de California parece enfrentar nuevas luchas todos los días, pero existe la esperanza de que algún día lo puedan resolver.

Así que no descarte el tren de alta velocidad en los Estados Unidos todavía, ya que hay un largo camino por recorrer, pero el futuro podría llegar algún día.

 

Source: Zergnet

Check Also

Le Mans ’66 o Ford contra Ferrari, una película que dará que hablar. Vea el trailer

  Le Mans 66 (como la llaman en Europa) o Ford contra Ferrari (como la llaman en Estados Unidos), se esta por estrenar en casi todo el mundo. La película cuenta la historia del legendario duelo entre Ford y Ferrari, que tuvo lugar durante el icónico desafío de resistencia francés de ese año. Uno de …

Powered by themekiller.com